Reclamo por la herencia de una hermana de Macri

La herencia del fallecido Franco Macri, jefe de la familia de Mauricio Macri, comenzó a repartirse mucho antes de su muerte. Según reveló el sitio Página/12, el acuerdo entre el expresidente y cuatro de sus hermanos se firmó de manera secreta el 14 de septiembre de 2007, y dejó afuera del reparto a una de las integrantes del clan. En ese momento se acordó que cada uno de ellos recibiría unos 20 millones de dólares en efectivo además de una quinta parte del conglomerado de empresas, terrenos, emprendimientos e inversiones incluidas en la compañía familiar Socma. Sin embargo, este pacto dejó afuera a Alejandra, la segunda hija de Franco. Como condición para recibir los bienes, Mauricio Macri y sus otros cuatro hermanos propusieron que en caso de que su hermana reclamara los derechos hereditarios, sería Franco quien tendría que pagar. Alejandra es hija de una relación entre el fallecido magnate y María Esther De Menech, que trabajaba como recepcionista de la constructora Vimac, la primera empresa fundada por el inmigrante italiano. La mujer consiguió el apellido Macri luego de ganarle un juicio de filiación a Franco en el 2005, pero él nunca la reconoció como hija. Si bien estableció contacto con algunos de sus hermanos, Mauricio Macri jamás habló con ella.