Rol protagónico
Parque Chacabuco
Con la presencia de Dora Barrancos, Victoria Montenegro y Gabriela Villalonga, la filial del Banco Credicoop llevó adelante un panel abierto a la comunidad. Visibilizar a mujeres emblemáticas y anónimas, la finalidad de la propuesta.
Pablo de Micheli

Debate. García, Barrancos, Montenegro y Villalonga, en el auditorio Pedro Cymering. (Horacio Paone)

Como parte de las actividades abiertas a la comunidad, la filial Parque Chacabuco del Banco Credicoop organizó la charla «Historias de mujeres que hacen historia». Realizada en el auditorio Pedro Cymering, participaron Dora Barrancos (socióloga y doctora en Historia), Victoria Montenegro (legisladora porteña) y Gabriela Villalonga (psicóloga social  y dramaturga). Coordinó Roxana García, integrante de la comisión de asociados de la filial.
En la apertura, García presentó Sujetas Insujetas, una muestra de 32 piezas fotográficas alusiva a los movimientos de mujeres y llevada a cabo por un colectivo de fotógrafas feministas. En ese sentido, García destacó que la exposición retrató tanto a «mujeres que han dejado una huella en la sociedad argentina», como «a esas otras mujeres anónimas que han conseguido en estos últimos años, una visibilización muy alta y que han cambiado una forma de ver el mundo». La dirigente cooperativista también valoró figuras olvidadas por la historia oficial.
Barrancos, por su parte, se refirió a las mujeres en el marco del sistema científico a lo largo de la historia argentina. «A pesar de todos los cambios habidos durante el siglo XX, notables, el reconocimiento de las mujeres en la ciencia tiene todavía muchas aristas oscuras, silenciadas», apuntó la doctora en Historia. «Debe decirse –agregó Barrancos– que la constitución de la ciencia moderna tuvo muchos oficiantes mujeres sin reconocimiento. En general, el porte, el estilo, los tópicos de la ciencia, el modo en que la ciencia se arquitectó es absolutamente patriarcal».
Montenegro rescató a organismos de derechos humanos como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, que denunciaron la desaparición de sus familiares durante la última dictadura y decidieron, en una de sus primeras acciones políticas, girar en torno de la Pirámide de Plaza de Mayo. «Quebradas de dolor, con mucho miedo iban a la Plaza a tratar de organizarse y de exigir algún tipo de respuesta, ¿quién se iba a imaginar que a partir de ese momento iba a nacer en Argentina un símbolo para el mundo, un símbolo de dignidad y de lucha?», subrayó quien es además una nieta recuperada por Abuelas en el año 2000. Villalonga, en tanto, habló sobre la actividad de su grupo de teatro y los cruces de ese arte con el feminismo. El cierre estuvo a cargo de la cantante y pianista Claudia Levy, quien realizó un show musical.