Saladas
Departamento Saladas - Pcia. de Corrientes

A cien kilómetros de la capital correntina, rodeada por los espejos que le dieron nombre, San José de las Siete Lagunas Saladas congrega unos 13.000 habitantes. La miel y las sandías comarcanas le han concedido cierta figuración. Pero el lustre de la localidad se debe a su hijo dilecto: Juan Bautista Cabral, aquel «soldado heroico» que salvó la vida de San Martín en San Lorenzo. Los saladeños se lo retribuyen manteniendo viva su memoria en la nomenclatura urbana, esculturas, murales, un centro cultural y, sobre todo, el museo que ocupa la residencia del estanciero al que servían la madre esclava y el padre guaraní del granadero. Declarada monumento histórico nacional en 1997, esta típica casa con galería al frente atesora armas, monedas, imaginería sacra y reliquias. Del héroe de San Lorenzo quedan referencias fragmentarias, que los guías del museo desgranan con unción. Juan Bautista era zambo; en su sangre confluían África y la América originaria. Nació a mediados de 1793. Sirvió a los Cabral, la familia propietaria, al igual que sus padres. En 1812, con el apellido que le cedieron sus amos, se incorporó al escuadrón de Granaderos a Caballo. Y al año siguiente trocó su vida por la del Gran Capitán, salvaguardando «la libertad naciente de medio continente». Tenía menos de veinte años.

Roberto Cinti