Se esperan medidas ante la segunda ola con eje en la nocturnidad

Una de las primeras medidas que anunciará el Gobierno frente a la segunda ola de contagios masivos de coronavirus será la limitación de la circulación social, con enclave momentáneo en la nocturnidad y sin disponer un toque de queda como el que se lanzó en distintos países. Esto implicará nuevos topes horarios para la permanencia de comercios abiertos y lugares de esparcimiento donde las aglomeraciones y reuniones sociales, aunque sean en espacios abiertos, son focos de contagios más riesgosos que la interacción en oficinas o fábricas. Este punto fue uno de los más discutidos durante el encuentro en Casa de Gobierno que mantuvieron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, y funcionarios del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), la región más afectada por la segunda ola. Se detectaron 2.281 y 10.402 casos positivos de COVID-19 en la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, respectivamente. Lo que trascendió es que en la Ciudad se resolvió acortar la nocturnidad y aumentar los controles para el respeto de los protocolos sanitarios. Lo mismo ocurrirá en la provincia y las inspecciones quedarán en manos de las municipalidades.