Seguir en pie
Rosario
El 60º aniversario del IMFC fue celebrado en la filial Litoral con un importante acto encabezado por el presidente de la entidad, Edgardo Form. Asistieron destacados representantes del ámbito político, económico, cultural y sindical del sur santafesino.
Lautaro Cossia

Panel. Pérez, Paredes, Form y Scheinfeld fueron los oradores del encuentro. (Celeste Morales)

Con un concurrido acto realizado en la filial Litoral, el Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos  celebró su 60º aniversario en su ciudad de nacimiento, Rosario. Allí se dieron cita representantes de diversas organizaciones, entre ellos, Guillermo Ríos, secretario de Cultura de la Municipalidad de Rosario; Fabián Bicciré, vicerrector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR); Alberto Muñoz, presidente de la Unión de Usuarios y Consumidores; Juan José Sisca, secretario de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios; y Pedro Romero, director del Instituto de Cooperación Latinoamericana. Asimismo, se hicieron presentes y sumaron sus adhesiones la Asociación de Magisterio de Santa Fe, el Sindicato de Prensa de Rosario, el Centro Cultural Israelita, la Fundación Igualar, la Secretaria de Derechos Humanos de la UNR, la Asociación de Industriales Metalúrgicos, la Federación de Cooperativas Telefónicas, integrantes de la agrupación de Músicos y Tangueros Rosarinos y referentes de Prisma y Horizonte, y personal y asociados del Banco Credicoop. También participaron del acto diputados provinciales, concejales, miembros de radios comunitarias, agrupaciones de jubilados y mutuales.

Tiempo de regresión
«Esta aventura cooperativa supo resistir el embate de las dictaduras y los gobiernos neoliberales que buscaron acabar con el movimiento. Y antes, como ahora, cuando creíamos que íbamos por el camino del desarrollo, la inclusión social y la profundización de las transformaciones económicas, sociales y políticas, volvemos a enfrentar un tiempo de regresión promovido por las grandes corporaciones, los bancos lucrativos y las entidades financieras de capital trasnacional. De allí la importancia de reafirmar las convicciones y reflexionar sobre el lugar del cooperativismo en tiempos difíciles», remarcó Edgardo Form, presidente del IMFC.
Form –quien estuvo acompañado en el escenario por Claudia Paredes, consejera del IMFC, Iván Pérez, jefe de la Filial Litoral, y Daniel Scheinfeld, cooperativista e hijo de Moisés Scheinfeld (quien fue el primer presidente del IMFC)– sostuvo, además, que el gran logro del Instituto es la coherencia mantenida a lo largo de estas seis décadas y la promoción, junto a un amplio espectro de movimientos sociales y políticos, de un mundo más justo. En tal sentido, subrayó: «Hemos asumido el desafío de demostrar que democracia y eficiencia no son incompatibles. Que la acción educativa, la integración regional y un modelo de gestión amplio y plural como el que llevan adelante nuestras cooperativas son la mejor garantía para un desarrollo con inclusión social».
En esa línea, Scheinfeld recordó que en 1958 Argentina contaba con apenas 500 cajas de crédito, número que se duplicó en pocos años a partir de la creación del IMFC y permitió federalizar la asistencia financiera y contribuir al desarrollo de una sociedad más igualitaria.
Por su parte, Iván Pérez remarcó que la actividad del IMFC no está circunscripta únicamente al ámbito cooperativo, sino que recoge una larga tradición de luchas emancipadoras y el fomento de la educación y la cultura. Este aspecto también fue resaltado por Paredes. «La vida cooperativa –señaló la dirigente– no puede estar disociada de la vida social y política. El IMFC forma parte de los movimientos sociales de la Argentina, ya que sentimos la necesidad de comprometernos con la realidad que vive nuestro país».
Sobre el final del acto, se realizó la lectura de una salutación que sintetiza el sentido de esta experiencia cooperativa: «En estos tiempos en que las corporaciones violentan el estado de derecho y destruyen los lazos de solidaridad e integración latinoamericana es una alegría encontrarnos y seguir batallando por ese mundo donde quepan muchos mundos». Lleva la firma de las Madres de la Plaza 25 de Mayo de Rosario.