Strip + Tease = 4 desvelos
Diana Theocharidis

En Strip + Tease = 4 desvelos, Diana Theocharidis reúne las creaciones de Maricel Álvarez, Florencia Vecino, Pablo Rotemberg y Carlos Trunsky, que reinterpretan el ritual del desnudarse para alimentar la mirada y la fantasía ajenas. Entre las breves piezas, los interludios musicales de la pianista Carmen Baliero sostienen el clima sugerente. También se destacan Omar Possemato como iluminador y la escenografía de Magalí Acha, con un inmenso cortinado de cuentas que favorece el mostrar y el ocultar. De las cuatro propuestas, la de Álvarez y la de Rotemberg son las más potentes, inquietantes, arriesgadas. Álvarez lleva a su intérprete, Ulrico Eguizábal Catena, hasta la desnudez, como una metáfora del cambio de piel que muchas especies animales realizan. Con inteligencia, el cuerpo del bailarín es explotado por su llamativa extensión y delgadez, y por su capacidad de fusionar rasgos tradicionalmente asociados con lo femenino y lo masculino. En El cisne salvaje, un descollante Emilio Bidegain, dirigido por Rotemberg, transita por clichés sobre el cuerpo masculino erotizado y erotizante, para desmontar estereotipos del supuesto supervarón. Bidegain es un caballero de romántica elegancia, un macho cabrío, un ave exótica, un jocoso y provocador cowboy, un solitario sufriente. Es todos y ninguno: atrás, silenciosa, aguarda una antigua armadura, para recordar que todos esos roles son cubiertas, velos. Disfraces, sí, que son vividos en un goce extremo (Teatro de la Ribera)

Analía Melgar