Supongamos que NY es una ciudad
Netflix

Para el público argentino, el nombre de Fran Lebowitz no dice demasiado. Esta mujer de unos 70 años es, a simple vista, una neoyorquina adorable, neurótica, quejosa, creativa. Pero también es escritora, actriz ocasional, comediante, conferencista, y amiga de Martin Scorsese con quien ya hicieron juntos Public Speaking (2010), un documental donde el director cuenta la vida y la obra de Lebowitz. Juntos produjeron (prepandemia) esta miniserie donde Lebowitz va tocando uno a uno los distintos puntos que hacen a la vida, la historia y la actualidad de la ciudad que ambos habitan desde hace muchos años. Y en estos siete episodios de media hora, van transitando, casi como en un juego, los últimos 50 años de su historia. Las modas, la gente, las costumbres, la música, la arquitectura, la cultura, el jazz, su amistad con la escritora Toni Morrison, su vínculo con Andy Warhol. Todas las historias se las cuenta a Scorsese, quien celebra con carcajadas, siempre en un segundo plano, sus muchas ocurrencias. Fran es ingeniosa, sabe jugar con los tiempos de la comedia, con los gestos, las miradas y el timing para rematar los chistes. Es una especie de Jerry Seinfeld en versión femenina, pero con más pelo y más peso en el mundo de la cultura. Para los amantes de la ciudad, la serie es una cita imperdible. La magnífica banda de sonido acompaña a la perfección a esta joyita, digna del mejor Scorsese.

Georgina Dritsos