Terapia amorosa
Daniel Glattauer

El teatro comercial contemporáneo ha desarrollado una especial afinidad con la terapia psicológica. Así lo demuestran éxitos como Toc Toc (aún en cartel) y Bajo terapia, exponentes de la cartelera de una de las ciudades más analizadas del mundo, a las que acaba de sumarse Terapia amorosa, de Daniel Glattauer y con dirección de Daniel Veronese. Esta comedia transcurre durante la primera sesión a la que asiste un matrimonio de clase media alta, compuesto por Benjamín Vicuña y Violeta Urtizberea. El psicólogo (Fernán Mirás), que parece más preocupado por los mensajes que llegan a su celular que por aquello que acontece en el consultorio, ¿podrá ayudarlos a sobrellevar la crisis? La obra se sostiene en buena medida gracias a los diálogos mordaces e hirientes de la pareja, que oscilan entre la culpa, la frustración, el desencanto y el deseo de volver al idilio inicial. No se trata de una pieza con un gran desarrollo argumental; por lo tanto, era necesario contar con una gran mano conductora como la que brinda Veronese. Los tres intérpretes demuestran tener recursos para dominar los hilos de la comicidad; brillan Vicuña y Urtizberea cuando, entre los diálogos más punzantes, se cuela una dosis de ternura. Un sentimiento necesario para no hacer a sus criaturas más odiosas y lograr, entonces, que la platea les desee un feliz reencuentro.

Ezequiel Obregón