Testamentos
Marcos Rosenzvaig

«Al mismo tiempo que los cuerpos se desintegran, las palabras labradas ante un escribano público dan cuenta de toda la riqueza producida por una persona a lo largo de su vida. El testamento se presenta como un documento que divide esas riquezas, y en ese reparto subyacen amores velados como también odios viscerales y encubiertos», escribe Marcos Rosenzvaig en el prólogo del libro. El autor recopila testamentos reales para darle forma a ficciones donde los personajes anhelan la pervivencia de lo propio o sueñan el perdón que nunca llega. (Desde La Gente)