Tolhuin
Julio Sleiman - Globo Rojo Discos

«Cambiando la piel los animales». Es apenas esa breve línea que resuena cuando irrumpe, porque parece que es el propio Sleiman quien ha cambiado cierta piel. Reconocido y requerido guitarrista, su derrotero puede pensarse alrededor de la música criolla y el tango actual. Sobre todo si se consideran los últimos trabajos donde estampó su rúbrica: el trío de guitarras La Quimera del Tango y Las Guitarras del Tiempo, de Pablo Dacal. Bucólico y luminoso a la vez, el primer trabajo en solitario de Sleiman es folk y sureño. Acústico, sí; pero una electricidad justa y austera cruza el aire del disco. Mucho suena a madera, pero también hay guitarras eléctricas y slide, órganos y sintetizadores. «Tolhuin» es fresco como puede pensarse que son las mañanas en esa ciudad de Tierra del Fuego frente al lago Fagnano. Si no existe una cancionística patagónica y austral, bien podría pensarse a este puñado de canciones bellísimas como un breve ensayo de cómo podría sonar eso. Las dos piezas instrumentales (una de ellas es una interpretación de «Gymnopedie 1» de Erik Satie) son puro remanso. Laura Ledesma en voces y coros, Julieta Sabanes, Dacal, Javier Maldonado, Gustavo Semmartin son algunos de los invitados. Si Sleiman no está cambiando de piel, tal como canta en uno de los primeros compases de «La mañana», ese gran tema que abre el disco, estas canciones deconstruyen su cabeza.

Juan Ignacio Babino