Torre Monumental
Retiro-Caba

Se la conoce más por su apodo: Torre de los Ingleses. Fue el regalo que los residentes británicos le hicieron al país en el centenario de la Revolución de Mayo, aunque diversos contratiempos demoraron la inauguración hasta 1916. Su impronta neorenacentista se debe al arquitecto londinense Ambrose Macdonald Poynter, primo de Rudyard Kipling. La construcción estuvo a cargo de la empresa Hopkins & Gardom, que empleó exclusivamente técnicos, obreros y materiales traídos de Inglaterra. Entre sus ornatos se destacan los escudos labrados en piedra de la Argentina y el Reino Unido. Tiene 59 metros de altura (ocho menos que el Obelisco). A los 39 aparece su máximo orgullo: una réplica a menor escala del Big Ben, con cuadrantes de 4,4 metros. Sobre el enorme reloj hay cinco campanas de bronce. La mayor, que pesa siete toneladas, marca las horas. Una cúpula octogonal, cubierta por láminas de cobre, remata el conjunto. Por encima de todo gira una veleta con perfil de fragata isabelina. En 1982, durante el conflicto de Malvinas, un atentado la dañó severamente. Hizo falta una laboriosa restauración para ponerla en condiciones. Hoy permite explorar sus entrañas y echar desde el balcón una mirada de 360º a la cautivante zona de Retiro.

Roberto Cinti