Trabajo y libertad
Yo No Fui
Todo comenzó con un taller de escritura de poesía dentro del Complejo Penitenciario de Mujeres de Ezeiza. Actualmente conformada como cooperativa, promueve la reinserción laboral de personas que estuvieron en situación de encierro.
Ulises Rodríguez

Otra forma de vender. Desde la entidad buscan generar intercambios más sustentables. (Gentileza Yo No Fui)

El origen de lo que hoy es la cooperativa Yo No Fui se remonta al año 2002, con un taller de poesía dictado por la escritora María Medrano, en el Complejo Penitenciario de Mujeres de Ezeiza. Esa acción se sostuvo en el tiempo y fue sumando  a otras personas que si bien no habían pasado por la experiencia carcelaria, se unieron para acompañar y construir un proyecto común.  Así nació la Asociación Civil Yo No Fui, que brindaba talleres de capacitación en artes, oficios y comunicación dentro y fuera de las unidades penales. Sin embargo, a medida que las mujeres iban recuperando la libertad, encontraban un «afuera» con múltiples hostilidades y la problemática de resolver su economía, ya que la mayoría era, además, sostén de familia. «Cuando venís de un recorrido signado por la falta de trabajo, la precarización y la falta de oportunidades, sumado a los antecedentes penales con los que cargás durante 10 años después de recuperada la libertad; con todo esto, pensar que alguien que sale de la cárcel va a conseguir un trabajo es irreal. Por eso surgió con tanta urgencia, desde una necesidad real y concreta, la idea de generar trabajo autogestivo», dice Medrano.
En 2015 se conformaron como cooperativa. Hoy confeccionan productos propios y brindan servicios en los rubros textil, serigrafía, sublimado y encuadernación. En la actualidad son nueve asociadas que trabajan con clientes de pequeña y mediana escala por encargos de terceros (lo que en el sector textil se denomina trabajos a façon).
«Con cada cliente que se acerca a la cooperativa buscamos construir lazos laborales justos, intercambios que no se reduzcan a una transacción comercial, ya que en general en las cadenas de tercerizaciones el trato se vuelve frío y calculado en función de la mejor rentabilidad. Al trabajar de esta manera buscamos generar otro modelo productivo donde se pongan en valor las condiciones de trabajo y lógicas de intercambios más sustentables», dice Camila Ibáñez, asociada de la cooperativa.


Construcción y deconstrucción
«Creemos que haber vivido el encierro no define a una persona. Es, sí, una experiencia que entrelazada a otras y elaborada políticamente cobra fuerza. Tanto en la organización como en la cooperativa compartimos recorridos donde la violación sistemática del acceso a derechos o situaciones de violencia son una constante», explica Medrano.
Como el rol de la cooperativa no concluye en el de ser solo un espacio para producir y trabajar, las asociadas buscan «nuevos modos de gestionar la vida» con la generación de una línea de productos que tiene que ver con su recorrido como colectivo feminista.
«Con base en desarmar las microviolencias que sufrimos sobre nuestras cuerpas a la hora, por ejemplo, de contar con lo necesario para el acceso a productos básicos de nuestra higiene personal, pensamos en desarrollar y promover el uso de toallas femeninas y protectores de tela, almohadillas para dolores menstruales, pañales, entre otros productos», cuenta Ibáñez.
Uno de los trabajos que recuerdan con más orgullo y cariño fue cuando produjeron el packaging del disco de la banda de rock Las Pastillas del Abuelo. «Fueron 6 meses de trabajo conjunto en los talleres de dibujo y poesía de la Unidad 31. Tomamos como disparador el nombre de las 10 canciones y la tapa del disco se convirtió en un tríptico que llevaba impresa una libretita de notas y el material con las 10 canciones. La tirada llegó a 5.000 unidades numeradas en el concepto de pieza única, ya que fueron realizadas una por una», cuenta Medrano.
Yo No Fui difunde su actividad desde sus cuentas de Instagram y Facebook, y también está presente en la aplicación EssApp. Los productos que elaboran pueden adquirirse en tienda.yonofui.org.ar. También se los encuentra en espacios de ferias dentro del circuito de la economía popular o a través del mail cooperativa@yonofui.org.ar.