Un encuentro distinto
Asamblea General Ordinaria del IMFC
Realizado de manera virtual debido a la pandemia de coronavirus, el acto convocó a dirigentes de todo el país. «A través de esta modalidad, acompañamos la decisión del Gobierno nacional de priorizar la vida», dijo Edgardo Form.
Silvia Porritelli

A distancia. Por unanimidad, los delegados convalidaron la Memoria y el Balance. (Horacio Paone)

Dirigentes cooperativos de todo el país participaron, como todos los años, de la asamblea general ordinaria del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos. En esta oportunidad, debido a la pandemia y el distanciamiento social, la máxima instancia estatutaria de la entidad no se realizó de manera presencial en la filial Litoral sino a distancia, mediante la utilización de una plataforma tecnológica y con la eficaz colaboración de la Secretaría General y el equipo a cargo de los sistemas informáticos del Instituto. Desde sus hogares, respetando las medidas sanitarias de prevención, los asistentes fueron ingresando a la sala virtual. La asamblea contó con la participación de 26 delegados y la asistencia de todos los consejeros, tanto titulares como suplentes, junto con los jefes de áreas técnicas y de las filiales NOA, Córdoba, Litoral, Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata y Bahía Blanca. En tanto, cuatro veedores del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) intervinieron en la transmisión para fiscalizar el acto asambleario, de acuerdo con las disposiciones establecidas por el organismo.

Participación federal
«A través de esta modalidad, acompañando la decisión del Gobierno nacional de priorizar la vida y con importante participación federal, le damos la bienvenida a todos y todas», dijo el presidente del IMFC, Edgardo Form, en el inicio de la Asamblea. Seguidamente, Alfredo Saavedra, secretario del Consejo de Administración, dio lectura al orden del día y a la Memoria correspondiente al período 2019. El documento analiza en sus primeros párrafos el escenario político y los resultados de la gestión del Gobierno de la alianza Cambiemos. Pérdida de reservas, default abierto o encubierto de la deuda pública y un notable deterioro del trabajo fueron algunos de los indicadores negativos de la administración anterior. En la misma línea, el documento señala que «de los cuatro años, tres han sido recesivos. El desempleo y la pobreza han aumentado, y con ellos el hambre, afectando fuertemente a la población infantil. Hubo retrocesos en el derecho del trabajo y en la seguridad social». Más adelante, el documento se refiere a los desafíos que deberá afrontar el Gobierno del Frente de Todos y puntualiza las propuestas presentadas por las confederaciones cooperativas y mutuales durante la contienda electoral. Entre otras, menciona la de «establecer una nueva legislación para la actividad financiera, al servicio del desarrollo económico y social» y la de que «todas las políticas sectoriales incorporen la promoción de la economía solidaria e incluyan a representantes del cooperativismo y del mutualismo en los equipos especializados en las diversas áreas». Para finalizar, la Memoria destaca la designación de Mario Cafiero al frente del INAES y el regreso del presidente del Banco Credicoop y titular del Partido Solidario, Carlos Heller, a la Cámara de Diputados de la Nación donde preside la Comisión de Presupuesto y Hacienda.
Luego, la contadora Marcela Galende expuso los datos más salientes del balance general del ejercicio. En tanto, Carlos Peters y Verónica San Martín leyeron los informes del síndico y del auditor, respectivamente. Por último, se votó la conformación del nuevo Consejo de Administración. Todos sus miembros fueron ratificados en sus cargos, salvo en el caso de Jorge Moyano, que dejará de ser vocal titular, lugar que será ocupado por una nueva integrante del consejo: Rosa Ramona Zambrano, de la cooperativa textil Soncko.
Sobre el final, Form expresó: «Que el INAES haya pasado a la órbita del ministerio de Desarrollo Productivo es un reconocimiento a la capacidad que tiene la economía social y solidaria en la promoción de empleo decente, la generación de riqueza y la democratización de la economía. Esto significa que debemos seguir trabajando en la misma dirección».