Un paso adelante
Pymes
Con una situación económica que se deteriora cada vez más y que tiene como principal víctima al sector industrial, dos entidades representativas de las pequeñas y medianas empresas del país aúnan esfuerzos para recuperar la Argentina productiva.
Mirta Quiles

Protagonismo. Bilanski, Heller, Rossi y Fernández hicieron hincapié en la construcción colectiva de un nuevo sujeto social con peso específico. (Horacio Paone)

Cada día, en todo el país, 50 pequeñas y medianas empresas de todos los rubros cierran sus puertas y se destruyen miles de empleos por mes, como consecuencia de las políticas económicas implementadas por el Gobierno, que han llevado a una recesión que no encuentra su techo, señala un relevamiento de la Asamblea de Pequeños y Medianos Empresarios (Apyme) y la Asociación de Empresarios Nacionales para el Desarrollo Argentino (Enac). Caída de las ventas –por 17 meses consecutivos–, utilización de la capacidad instalada industrial menor al 50%, tasas de interés cercanas al 70% y una inflación que supera el 40% ponen en evidencia un panorama para el sector que se aproxima bastante al de una crisis terminal. En ese contexto, Apyme y Enac decidieron aunar esfuerzos y «dar pasos institucionales en conjunto para la conformación de los planes y propuestas que serán necesarios para recuperar la Argentina productiva a partir del futuro cercano», señala el documento de presentación titulado «Recuperar la Argentina productiva», dado a conocer en un acto en la sala Pablo Neruda del Complejo La Plaza, en la Ciudad de Buenos Aires, ante un auditorio colmado. Las entidades convocaron a través del texto a conformar «un acuerdo social responsable, un contrato social donde las pymes sean protagonistas».
Ante un público integrado por empresarios pyme, dirigentes políticos, sociales, gremiales, cooperativistas y sociales de todo el país, los presidentes de las dos entidades pymes, acompañados por el diputado nacional Agustín Rossi y el titular del Banco Credicoop, Carlos Heller, presentaron los principales objetivos de la convocatoria.
«No podemos ser meros espectadores del futuro que se aproxima. Tenemos que hacernos cargo del rol que los empresarios tenemos en la sociedad», sostuvo Leo Bilanski, presidente de Enac, al comenzar su intervención. Y agregó: «Estamos en la tarea de recuperar un sujeto político perdido desde hace tiempo, un sujeto activo y protagonista que es el empresario nacional, y es a lo largo de este recorrido que nos encontramos con Apyme, luchando codo a codo, hombro con hombro desde 2016. En ese recorrido hemos reconocido nuestras diferencias, pero sobre todo nos hemos encontrado abrazados alrededor de nuestras coincidencias, donde advertimos la necesidad de alcanzar una etapa superior de unidad y de coordinación. Por esto hemos decidido, entre Enac y Apyme, abrir un proceso de construcción colectiva, respaldados por nuestra institucionalidad, que nos permita contribuir a la construcción de la Argentina productiva que debemos poner en marcha a partir del 10 de diciembre de 2019». Para cerrar, Bilanski afirmó: «Llegó la hora de contribuir. Todos, sin excepción,  debemos ceder algo en lo personal para que lo colectivo emerja y se consolide. De eso se trata el contrato social que debemos renovar junto a los obreros organizados, las organizaciones sociales y los partidos políticos. Nosotros estamos dispuestos a asumir el compromiso y los desafíos a los que la hora histórica nos convoca. Queremos invitar a los empresarios nacionales pymes de la industria, los servicios, el agro, el comercio, para que se sumen a estas propuestas y nos permitan soñar con un ministerio pyme, con un empresario nacional pyme –después de 46 años– al frente del ministerio de Economía, como José Ber Gelbard, y que en el Congreso nacional haya un representante del sector pyme que entienda y escuche nuestras demandas».


Esperanzas
Por su parte, Eduardo Fernández, titular de Apyme, caracterizó el encuentro como «un llamado a recuperar la esperanza, no solo para relatar lo que nos pasa. Queremos dar un nuevo paso, porque con los sectores sindicales, políticos, de la producción, los cooperativistas tenemos un futuro en común; debemos, todos juntos, que ofrecerle un nuevo contrato social al país». Y continuó: «Por eso los invitamos a aportar propuestas, estamos dispuestos a acompañar un proceso que cambie al país y lo ponga de nuevo de pie junto a los trabajadores, los profesionales, los investigadores, los cooperativistas y todos los sectores sociales y políticos que quieran emprender el camino de la construcción de una nación soberana, democrática y respetuosa de los derechos humanos, donde el trabajo y la producción sean los ejes de la recuperación del desarrollo con equidad».
A su turno, Carlos Heller contó que fue el artífice del encuentro entre las dos entidades pyme, porque «este es un momento donde es necesario aunar esfuerzos y que entidades que tienen muchas más coincidencias que diferencias asuman que la hora nos exige trabajar juntos». Y sostuvo: «A lo largo de todos estos años en el movimiento cooperativo, comprendimos que la actividad en los movimientos es imprescindible, pero que las cosas se resuelven desde la política». Tras hacer un recorrido por las políticas económicas llevadas adelante por Cambiemos, Heller afirmó: «Ha habido una destrucción muy grande. Lo que hace falta ahora son políticas, decisión y coraje para enfrentar determinados intereses». Para finalizar, llamó a todos los asistentes a comprometerse con el futuro del país: «Hay que participar, hay que asumir un compromiso con la política porque es desde la política que se transforman las sociedades».

Heller. «La hora nos exige trabajar juntos», sostuvo el dirigente cooperativista. (Horacio Paone)

El cierre del acto estuvo a cargo del diputado nacional Agustín Rossi, quien celebró la iniciativa de trabajar mancomunadamente de ambas entidades y afirmó: «El gran desafío pyme de Argentina para los próximos años es multiplicar la cantidad de pequeñas y medianas empresas que existen en el país. Tenemos 20 pymes cada 1.000 habitantes, mientras que en los países desarrollados llegan a 60 cada 1.000 habitantes. Multiplicar la cantidad de pymes en el país tiene como objetivo que el desarrollo sea más armónico y más justo, porque para desconcentrar económicamente lo que necesitamos son más pequeñas y medianas empresas». Luego, sostuvo que: «Tenemos que lograr que la sustitución de importaciones sea virtuosa, que esté enlazada directamente con el desarrollo científico y tecnológico del país, para luego encontrar el punto de vinculación entre ese sector científico-tecnológico y el productivo». Para finalizar, remarcó: «El entramado pyme es el que nos va a llevar a construir un país más justo, más equilibrado y más equitativo. Podrán decir que con el mercado interno no alcanza, es cierto, pero sin el mercado interno no se puede. Si queremos tener una economía más desconcentrada, menos monopólica, con menos posiciones dominantes, hay que triplicar el número de pymes que existen en el país. Ese es el desafío».