Un paso necesario
Jornada sobre transición energética
Convocados por la Fundación Credicoop y la Universidad Nacional de Quilmes, especialistas, investigadores, docentes y titulares de pequeñas y medianas empresas debatieron sobre un tema crucial para el crecimiento industrial y tecnológico de la Argentina.
Pablo de Micheli

Panel. Fabrizio, Attis, Liberman y Espasande: voces diversas, un tema en común. (Diego Martínez)

La Fundación Banco Credicoop, junto con la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ), la Cámara Argentina de Industrias Electrónicas, Electromecánicas y Luminotécnicas (Cadieel), el Instituto Argentino para el Desarrollo Económico (IADE) y la Cámara de Industriales de Proyectos e Ingeniería de Bienes de Capital (CIPIBIC), organizaron la Jornada Debate «Transición energética en Argentina: Pensando una política energética para el desarrollo industrial, tecnológico y científico nacional».
La actividad tuvo lugar en el auditorio del Instituto de Desarrollo Económico y Social (IDES) y contó con intervenciones a cargo de especialistas y representantes del sector que abordaron el rol de la energía en el desarrollo científico y tecnológico, las potencialidades y desafíos de las empresas nacionales, los modelos energéticos y las visiones y políticas para la transición energética nacional.
Gustavo Marino, de la Fundación Banco Credicoop, fue el encargado de abrir el evento. «Este año, con la Fundación del Banco Credicoop, estamos trabajando alrededor de temas que nos interpelan fuertemente; este es uno de ellos», dijo Marino, quien destacó, además, que la Fundación está cumpliendo 20 años, aniversario que coincide con los 40 de Credicoop. «Entendemos que todo aquello que tenga que ver con el desarrollo económico y con los recursos –agregó Marino– es fundamental para poder trabajar en el ámbito en el que nosotros nos desempañamos más, que tiene que ver con las pymes, las cooperativas, los emprendedores, la vinculación con las universidades, las cámaras empresariales».
Por su parte, Diego Roger, investigador de la UNQ, afirmó: «Lo energético es un problema de larga data en Argentina, que viene oficiando como una restricción al crecimiento, que ha aparecido como restricción de divisas o como restricción de energía y, por lo tanto, es un tema a resolver si queremos pasar a ser una nación desarrollada».


Vital para crecer
Del primer panel participaron Alejandro Attis (integrante de CADIEEL), Rodolfo Liberman (vicepresidente 2° de APYME) y Rubén Fabrizio (director ejecutivo de CIPIBIC). Lo coordinó Carlos Espasande (director de la revista Mercado eléctrico). «Este –dijo Espasande– es un desafío de larga data, ha pasado por distintas alternativas, en épocas más favorables al desarrollo industrial nacional y en épocas más adversas, y a veces, ocurre en forma simultánea».
Attis, en tanto, destacó los objetivos de CADIEEL, entidad que representa a unas 2.200 industrias de diferentes rubros del país, y explicó también sus acciones concretas en torno a la fabricación de luminarias para el alumbrado público y habló acerca de «las potencialidades y dificultades que enfrentan las empresas productoras de bienes y servicios para el sector energético». Fabrizio hizo lo propio con CIPIBIC, cámara que nuclea a empresas nacionales fabricantes de máquinas y equipos especiales para diversos sectores de la industria, y que en los últimos años fue reconocida por la temática de las renovables. En ese sentido, el dirigente ofreció un panorama de las capacidades productivas nacionales y de las potencialidades del país para acompañar la transición energética con contenido industrial tecnológico y científico nacional.
Cerró Liberman, empresario textil, remarcando su preocupación por la situación económica y social del país. «Así como no debemos vender recursos naturales y materias primas sin valor agregado, la energía, principalmente, debe estar destinada a mover nuestra industria», apuntó. Y destacó así la importancia de potenciar vínculos entre las pymes con el ámbito de la ciencia y la tecnología.