Una vida de lucha
Homenaje a Chicha Mariani
La filial La Plata del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos organizó la proyección y posterior debate de un documental que cuenta la historia de una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, quien buscó sin descanso a su nieta Clara Anahí.
Luciana Burgos

Para no olvidar. Basualdo y Giles dieron la bienvenida a los asistentes a la actividad. (Sebastián Casali)

En un encuentro organizado por la filial platense del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, la Asociación Anahí, la organización El Manifiesto Argentino y la Cátedra Libre Cooperación y Trabajo de la Universidad Nacional de La Plata, se proyectó el documental Chicha esperanza y dolor, que recorre la vida y la lucha de María Isabel Chorobick de Mariani, una de las fundadoras de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo fallecida en agosto de 2018. Chicha buscó sin descanso a Clara Anahí, su nieta secuestrada por la última dictadura cívico-militar argentina, a quien nunca pudo encontrar.
La Casa de las Cooperativas Federadas fue el espacio elegido para el homenaje, que contó con la presencia de Elsa Pavón, actual presidenta de la Asociación Anahí y la primera abuela en recuperar a una nieta en democracia (1985). Junto con ella y Licha de De la Cuadra, Chicha Mariani fundó la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo. El encuentro, además, reunió a los realizadores del documental, Rosa Teichmann y Guillermo Kancepolsky, y a los músicos Viviana Danón (piano) y Diego Sotomayor (voz), quienes tras la proyección interpretaron «Zamba para Chicha».


Un lugar mejor
«Desde el IMFC estamos convencidos de que ellas, las Abuelas, hicieron de este mundo un lugar mejor», dijo Ricardo Gil, presidente del IMFC filial La Plata, en sus palabras de bienvenida a los más de 50 asistentes que se convocaron para recordar la historia de Chicha y reafirmar que la búsqueda continúa vigente. También Nancy Basualdo, de El Manifiesto Argentino, compartió algunas palabras con los presentes para luego dar lugar al film.
Estrenado en 2008, el documental surge como una iniciativa del realizador platense Guillermo Kancepolosky, quien conoció a Chicha al grabar los juicios contra el represor Miguel Etchecolatz y el sacerdote Christian Von Wernich. En la primera parte del film, Juan Martín Ramos Padilla, un joven periodista que con tan solo 25 años publicó la biografía de Chicha, recorre la casa de la familia Mariani-Teruggi, en La Plata, en donde fue secuestrada Clara Anahí a los tres meses de vida. Allí había un criadero de conejos utilizado para disimular el olor a tinta con la que se imprimía en el fondo de la casa la revista Evita Montonera. El 24 de noviembre de 1976, la casa fue atacada por un operativo conjunto de las fuerzas armadas y la policía provincial que duró más de tres horas. Doscientos policías y militares comandados por Carlos Guillermo Suárez Mason (responsable del Primer Cuerpo del Ejército), Ramón Camps (jefe máximo de la Policía Bonaerense) y Miguel Etchecolatz (director de Investigaciones de la Policía bonaerense) tirotearon la casa, mataron a los cinco militantes que se encontraban en ella y se llevaron con vida a Clara Anahí, tras asesinar a su madre, Diana Teruggi. Daniel Mariani, padre de la niña, no se encontraba en la casa y fue asesinado ocho meses después en la ciudad de La Plata. El documental muestra a una Chicha tenaz e insistente, que no solo buscó a su hijo y a su nieta sino que sobre todo le puso el cuerpo al miedo y a la injusticia. Pero además permite conocer también su lado más cálido, de la mano de los recuerdos de Ramos Padilla, que la describe como «la más abuela de todas las abuelas».
Chicha ayudó a encontrar a muchos otros nietos a través de Abuelas, pero no pudo reunirse con Clara Anahí. Sospechó siempre que había sido entregada a una familia muy poderosa y que la escondieron por años para que no puedan encontrarse. En el final del film, Chicha se muestra decepcionada con los gobiernos constitucionales y con la Justicia. «La situación de la búsqueda de Clara Anahí por parte del Estado está en el mismo punto que cuando se filmó este documental», subrayó Elsa Pavón al finalizar la proyección y adelantó además que desde la Asociación Anahí se están planificando nuevas campañas para encontrarla.