Varados en Río
Javier Montes - Anagrama - 312 páginas

El escritor español Javier Montes está en una habitación de hotel de Río de Janeiro, mirando desde la ventana la ciudad ennegrecida por una lluvia copiosa que embravece el mar que asociaba a la felicidad permanente, a la fiesta de los cuerpos y al descanso. Detrás de las nubes bajas alcanza a ver una favela, las autopistas que se cruzan como nudos y una rambla vacía de garotas. El paraíso no es encantador. En palabras de la poeta Elizabeth Bishop, el lugar no se condice con la idea del lugar. Para penetrar la cortina de hierro de la decepción, Montes va detrás de los pasos de cuatro escritores, desterrados o viajeros voluntarios, que eligieron la ciudad como su lugar en el mundo. En Varados en Río, como diferentes capas geológicas, se cruzan las vidas y estadías de Rosa Chacel, Manuel Puig, Stephan Zweig y de la propia Bishop. Como sucede con El ángel literario de Eduardo Halfon, siguiendo una estela vilamatiana, Montes piensa su estadía, sus relaciones, sus contradicciones, en diálogo con las huellas que dejaron otros escritores. De Chacel toma la ajenidad y la marginación de su estadía; de Puig sus mundos inventados; de Bishop su amor eterno por una ciudad donde fue feliz hasta la desolación; de Zweig su final fatídico y las ruinas de un recuerdo. Montes escribe con soltura, como si usara la prosa para describir sus pasos y, a la vez, para pensar los movimientos que va dando en una ciudad ajena a la que le empieza a sumar su historia. Mezcla de crónica de viaje, diario y ensayo, Varados en Río se vuelve un libro disfrutable, desbalanceado, de una belleza incompleta y contradictoria de principio a fin, como la ciudad a la que retrata lateralmente.

Damián Huergo