Venecia en clave verde
Nicolás García Uriburu

Hace 50 años, en plena revuelta del Mayo francés y mientras se organizaba la 34° Bienal de Venecia, el artista argentino Nicolás García Uriburu (1937-2016), de forma clandestina, volcó fluoresceína dentro del Gran Canal y coloreó sus aguas de verde. Esa acción –por la que lo detuvieron durante 12 horas, mientras un equipo de científicos analizaba si la sustancia vertida era inflamable o contenía veneno–, muy en sintonía con el arte conceptual y el land art, situado en diálogo con el paisaje, fue la primera de sus intervenciones en la naturaleza (más tarde tiñó el Sena, el East River de Nueva York y el Río de la Plata). Y fue, además, el punto donde inició su militancia ecologista en la estética de sus trabajos. La exposición Venecia en clave verde: Nicolás García Uriburu y la coloración del Gran Canal, curada por Mariana Marchesi, directora artística del Museo Nacional de Bellas Artes, conmemora la intervención y muestra registros audiovisuales de aquel 19 de junio. También reúne un puñado de trabajos de la época, fechados entre 1968 y 1974: pinturas (los óleos que reproducen mapas físicos de América Latina con sus ríos), fotografías intervenidas (de la serie Hidrocromía Intercontinental, que corresponden a las coloraciones del Sena, El Gran Canal y el Río de la Plata, entre otras imágenes de gran formato pintadas con tiza pastel).

Viviana Vallejos