Visión integral
39º Asamblea de Credicoop
Cientos de delegados de todo el país se concentraron en Parque Norte reafirmando, una vez más, el modelo participativo y los principios democráticos que rigen al banco cooperativo. Análisis económico y político a cargo de su presidente, Carlos Heller.
Cora Giordana

Dirigentes. Form, De Lorenzi, Callegari, Raffo Quintana, Giura, Galmés, Heller, Cortés, Sapei, Louzán, Bozzolo y Lorenzo encabezaron el acto. (Horacio Paone)

Cada vez que ha habido escenarios de dificultad salimos adelante apelando a nuestros asociados, fortaleciendo el vínculo, apelando a nuestros trabajadores, logrando que el conjunto de la organización se comprometa con los objetivos planteados. Este modelo integral de gestión es la esencia de nuestra entidad». Así habló Carlos Heller, presidente del Banco Credicoop, ante los casi 800 delegados que llegaron de todo el país al complejo Parque Norte de la Ciudad de Buenos Aires para celebrar la 39º asamblea general ordinaria de la entidad. De ahora en más, la fecha de la convocatoria (que solía ser a fines de octubre), será en el mes de abril, debido a nuevas disposiciones del Banco Central respecto del cierre de balances de las entidades financieras. De esta manera, los presentes aprobaron por unanimidad la Memoria y Balance general correspondientes al período junio-diciembre 2016.

Junto con Heller, encabezaron el acto Gerardo Galmés, gerente general, Ricardo Sapei, vicepresidente 1º; Horacio Giura, vicepresidente 2º, Melchor Cortés, secretario; Horacio Raffo Quintana, prosecretario 1º; Edgardo Bozzolo, prosecretario 2º; Carlos Louzán, tesorero; Néstor Callegari, protesorero 1º; Marcelo de Lorenzi, protesorero 2º; Reynaldo Pettinari, secretario de educación cooperativa y Jorge Lorenzo, síndico titular. Todos los integrantes de la mesa directiva mantendrán sus cargos en el próximo ejercicio. También estuvo presente en la mesa principal Edgardo Form, presidente del IMFC, quien dirigió unas palabras a los presentes (ver recuadro).

«Habría que empezar diciendo que las cosas que planteamos que seguramente iban a suceder en el marco de la economía y las políticas económicas, lamentablemente se vienen cumpliendo. No se trata de que somos visionarios, simplemente hemos vivido el pasado y hemos conocido experiencias de carácter similar y eso nos permite diagnosticar el sendero que seguirán las variables económicas y financieras en nuestro país», afirmó Heller en su habitual informe coyuntural.

En primer lugar, se abocó al análisis del panorama internacional, afirmando que «el mundo está inmerso en un periodo de mayores incertidumbres a partir del triunfo de Donald Trump en los Estados Unidos y todo parece indicar que, más allá de las marchas y contramarchas que ha dado con sus anuncios, esto puede derivar en cambios importantes en los equilibrios de la geopolítica y la economía mundial. Tratándose de un país que es la primera potencia militar del mundo y representa el 25% del PBI mundial, todo lo que sucede allí impacta en el resto de la humanidad». En esta etapa, añadió Heller, hay «un corrimiento hacia posiciones xenófobas, lo vemos en los sucesos europeos, en la problemática de la inmigración, en eventos como el Brexit de Inglaterra; se ponen en discusión temas que no se discutían, o al revés: el G20, por ejemplo, decidió no hablar explícitamente en contra del proteccionismo, dado que ahora el discurso que emana desde Estados Unidos genera una situación de contradicción que hace que ahora esos organismo eludan esos temas». Vinculándolo con el plano local, afirmó que la Argentina, a partir de diciembre de 2015, «tomó el tren en dirección equivocada, planteó la apertura al mundo, la eliminación de barreras comerciales y de divisas y se encontró casi de sorpresa con un resultado electoral en EE.UU. que plantea políticas diferentes».

También marcó como signo preocupante de esta época el riesgo de una profundización de opciones bélicas y mostró, a través de gráficos, cómo los ingresos en EE.UU.  fueron descendiendo en sectores más pobres y aumentando en sectores altos. «Es evidente que con crecimiento solo no se resuelve nada, sin políticas solo se genera más acumulación que queda en los extremos», afirmó, remarcando que esta situación «se extiende a la mayoría de los países».

Mirada local

Respecto de la situación del país, Heller analizó un gráfico que mostró la evolución del salario real. «Se genera una abrupta caída en 2001 y costó hasta el 2007 salir de ese pozo. A partir de octubre de 2013 hay una caída porque hubo una devaluación iniciada en noviembre de 2013, que tuvo su punto culminante en enero de 2014. Luego se va rápidamente recuperando, en un contexto de paritarias libres, hasta llegar a noviembre de 2015. Los salarios, tomando estos valores que estamos mostrando acá, entre 2007 y 2015 crecieron un 30%. Y a partir de ese momento y hasta enero de 2017 perdieron un 6,2% de lo que habían recuperado».

«Más allá de la caída de este año y medio –añadió– el poder adquisitivo sigue aun siendo elevado respecto del de los últimos años, no está en el punto más alto pero comparado con un ciclo histórico el nivel sigue siendo alto y eso sin duda es parte de la “herencia recibida”». Sin embargo, según el análisis realizado en base a consultoras privadas, el dirigente afirmó que en 2016 el 80% de los hogares redujo su nivel de consumo. «El único nivel socioeconómico que pudo sostener el consumo previo es el alto y medio alto, los sectores medios y bajos hicieron compras más chicas, el dato de las compras de supermercado es el más ejemplificador, está claro que ha habido una caída del 15% de los volúmenes que se han comprado», señaló. Y aseguró que, según el Centro de Economía Política Argentina, «desde que asumió Macri se produjeron más de 200.000 despidos, más del triple de lo que reconoce INDEC».

Arbitrario y concentrado

Por otra parte, apuntó: «No se puede eliminar la pobreza si no se modifica la distribución del ingreso.  Hay un proceso de distribución de abajo hacia arriba, le saca a los pobres para darle a los sectores más ricos».

Completo. Con casi 800 delegados, todas las regiones estuvieron representadas. (Jorge Aloy)

Luego de recorrer temas como inflación, puja distributiva y tarifas, se detuvo en la cuestión del crecimiento. «Otro aspecto es la evolución de la producción; se habla de crecimiento pero el PBI decreció el 2,3% en 2016 cuando había crecido 2,5% en 2015. Podríamos decir que si les va bárbaro podríamos estar como a fines de 2015, vamos a tener un mayor volumen de producto pero repartida en una forma arbitraria y concentrada». Asimismo, habló sobre la problemática de la capacidad industrial ociosa, y la importación creciente de todo tipo de productos, incluso alimentos. Por último, remarcó los riesgos de la política monetaria y financiera del gobierno y desgranó las medidas tomadas desde diciembre de 2015 en adelante: pago a los «fondos buitre», continuas emisiones de deuda (el 73% en moneda extranjera) y fomento de políticas que incentivan la especulación financiera.  

Finalmente, se analizó la situación interna del banco, de la que se desprendieron datos positivos. Heller anunció además la apertura de cuatro nuevas filiales de Credicoop en 2017. «Entramos en la crisis llenos de fortalezas, de desafíos, y necesitamos hacerlo llenos de compromisos. Si logramos que ese compromiso está al nivel de la fortaleza, demostraremos que eficacia y eficiencia son posibles, son compatibles y se alimentan el uno al otro», concluyó, en medio de un masivo aplauso.