WandaVision
Disney+

La prensa estadounidense la describió como «una de las cosas más intrigantes que haya hecho el Universo Cinematográfico Marvel». Puede comparárselo con The Mandalorian, otra extraordinaria serie de Disney+ que sorprendió a todo el mundo con una operación no tan diferente: mientras que aquella relocaliza en un western a un personaje secundario de otra de las sagas más millonarias de la cultura pop (Star Wars), WandaVision toma a Wanda Maximoff y al robot humanoide Vision, ambos reconocidos como figuras del universo de los Avengers, y los trasplanta a un escenario improbable: una sitcom familiar, de esas que tan incrustadas están en el imaginario de los suburbios estadounidenses. Provistos de poderes sobrenaturales, los dos freaks protagónicos (la encantadora Elizabeth Olsen y el dúctil Paul Bettany) deben pasar por un matrimonio normal, rodeados de personajes arquetípicos. La lectura irónica sobre la aparente placidez de la vida en los suburbios queda a la vista enseguida, cuando empiezan a desnudarse de a poco las monstruosidades que se ocultan tras esa fachada. Un experimento imperfecto y desparejo, pero bienvenido por raro e inesperado, dentro de un género saturado de propuestas reiterativas.

Mariano Kairuz