Will and Grace
Fox Channel, jueves a las 17

Hacia fines de los 90, cuando se estrenó, no quedaron dudas de que Will and Grace, además de ser una sitcom divertida y pasatista, era también precursora: por primera vez una serie estadounidense mostraba, sin tapujos y en el prime time, a personajes abiertamente homosexuales. En la ficción creada por Max Mutchnik y David Kohan, los protagonistas son Will (Eric McCormack), un abogado gay que vive con Grace (Debra Messing), una decoradora que es su mejor amiga. Y ellos a su vez son íntimos de Jack (Sean Hayes), un alocado aspirante a actor, y Karen (Megan Mullally), una millonaria de mirada irónica. Will and Grace terminó en 2006 y, en el marco de los revivals de éxitos televisivos recientes, regresó en 2017. Tenemos acá una serie de situaciones cotidianas y desopilantes, cargada de diálogos ocurrentes y graciosos, interpretados por un grupo de comediantes efectivos. En esta temporada, la número 11 y la última, Will va a ser padre vía gestación subrogada; Grace, a pesar de que está cerca de los 50, también va a ser madre; Karen sigue muy cerca de su eterno amor, Stan; y Jack «sentó cabeza», ya que está casado y es dueño de un bar. Además de contar como siempre con actores invitados (Demi Lovato, Blythe Danner, Patton Oswalt y Chris Parnell, entre otros) y de un homenaje al programa I Love Lucy, hay que decirlo: los chistes ya no son tan efectivos, parecen un poco reiterativos y las situaciones que se vieron hasta ahora tampoco depararon grandes sorpresas.

Georgina Dritsos